Vivienda en Sada

Sobre una parcela con una pendiente pronunciada, el propietario quería una vivienda en planta baja, accesible, pero también una planta diáfana para taller profesional.

La respuesta fue articular los requisitos del programa, aprovechando la implantación en ladera para proyectar una edificación con singularidad formal y espacial. Al taller – garaje se entra en planta baja desde el Este, y a la vivienda también en planta baja desde el Oeste.

Un espacio a doble altura, abierto con cristaleras a ambas fachadas, se aloja bajo un techo curvo que unifica distintas zonas de estar y una  biblioteca.